Archivo de la etiqueta: Sencillez

El verdadero camino se encuentra dentro del corazón del hombre sencillo.

Olvida tu codicia, por el oro de los ricos
Todo lo que necesitas, está en tu alma

Niño, no te preocupes, te encontrarás a ti mismo,
Sigue tu corazón y nada más
Tú puedes hacerlo, si lo intentas

Y se un hombre sencillo,
Se algo, que ames y entiendas

Letra extraída del grupo de Rock  Lynyrd Skynyrd.

De vez en cuando la vida te pone en el camino a personas que de una forma u otra te muestran unas “realidades” que se hayan OCULTAS detrás de ese salón de entretenimiento.

Ese conjunto de aparentes realidades solo pueden apuntar hacia dos caminos:

La destrucción, o la elevación del ESPÍRITU.

Solamente una persona extremadamente materialista puede abrirte las puertas de la auténtica LUJURIA,un vicio que irremediablemente irá asociado a otros como son: el consumo excesivo de drogas,alcohol,depravación sexual,codicia, ambición, etc.

El grado de depravación de este tipo de personas es tan elevado que incluso pueden llegar a montar negocios orientados exclusivamente a satisfacer sus deseos carnales más perversos,negocios en donde son capaces de utilizar a personas sin apenas recursos con el fin de satisfacer esos instintos primarios tan propios del SATANISMO.

El EGO de estas personas es directamente proporcional al grado de sus adicciones.

Estos sujetos no sienten respeto por nada ni por nadie. Sólo se arriman a las personas buscando su propio beneficio. Son auténticos depredadores que buscan en su víctima una determinada carencia afectiva. Una vez que agotan sus recursos,buscarán otra pobre desgraciada para seguir llevando esa vida llena de VICIO y PERVERSIÓN.

¿Cuántas personas que fueron clientes de esos famosos BURDELES Madrileños de los años 60 podrían contarnos todo lo que se cocinaba en aquellas noches plagadas de vicios prohibidos?.

Muchos de los personajes ( que a día de hoy tienen más de 70 años ) que he conocido en estos últimos años ( debido a una investigación que estoy llevando a cabo), fueron clientes de aquellos famosos locales de PUTERÍO que operaban bajo el paraguas de la DICTADURA Franquista.

Descartando aquellos que son borrachos, o que han tenido problemas con hacienda, o la justicia, podríamos destacar a Don Enrique que a sus 76 años todavía sigue dedicándose al negocio inmobiliario en la zona sur de Madrid, y a Don Germán que a punto de cumplir 89 años ( viudo y con locales de hostelería ) me contó que fue novio de la hija del MAITRE del local de PUTERIO más famoso del Madrid de los 60.

Al hilo de todo esto me viene a la memoria un personaje que brilló con luz propia durante la recta final ( antes de la cesión del negocio ) de aquel emblemático local de PUTERIO.

El campeón ( en abril de 1970 ) Europeo de boxeo no fue capaz de transformar aquel fuego lujurioso en algo más trascendental. Quizás aquella falta de transformación fuera lo que motivó su suicidio.

¿Cuantas mujeres no DESEARÍAN dar caza al flamante campeón de Europa?.

Ahora viene lo realmente importante:

Para poder alcanzar una verdadera transformación debemos de experimentar en cierto sentido ese tipo de conducta lujuriosa. El problema radica a la hora de descubrir ese FUEGO transformador. Ese fuego tendrá la capacidad de transformación, si una vez descubierto somos capaces de no dejarnos ( sucumbir al poder de la carne ) ABRASAR ( Abraxas) por él,

Recuerda:

1º Evalúa la aparente realidad siempre en base a tú fabulosa capacidad de abstracción.

2º Ten siempre presente eso de: Sólo sé que no se NADA.

3º Tú verdadero viaje comenzará cuando tu vida de un giro inesperado hacia el verdadero sentido espiritual.

4º Recuerda que TODO cuanto sucede en este plano material es RELATIVO. La vida te pone las pruebas necesarias para que descubras por TI MISMO el único camino verdadero ( el del espíritu ).

5º Tu mayor enemigo es y será esa sombra llamada EGO. Vacíate de ella y descubrirás la verdadera esencia de tu ser.

6 Un estado de observación unido al de una firme creencia es todo cuanto necesitas para dar forma a esa aparente realidad.

La Corte del Inglés.