Así se lucraba la MADAMA de una prostituta confidente de La Corte del Inglés.

La Corte del Inglés ha seleccionado para esta ocasión un temazo de Bruce Dickinson. Sin lugar a dudas la mejor forma de desconectar del famoso CORONAVIRUS.

La ramera que nunca contó su cuento lo revive cada noche contigo ahora.

Quédate dentro del templo mientras el libro de Thel se está abriendo.

Llega el amanecer de los muertos,en hambruna y en guerra.

Ahora la ramera de la muerte escupe su podredumbre interior.

Por el pinchazo en mis pulgares algo malvado está viniendo.

Letra de la canción del vídeo.

Comencemos:

Mi padre llevaba más de 8 años en paro,y mi madre trabajaba limpiando casas. Soy la mayor de sus 3 hijos. Tomé la firme decisión de meterme en el negocio de la prostitución debido a la precariedad económica que atravesaban mis padres. Las peleas y las discusiones entre ellos eran constantes. Mi padre terminó por aficionarse a la bebida, y era raro el día que no nos levantase la mano debido a cualquier discusión.

“Me metí en el negocio de la prostitución a la edad de 19 años con el fin de ayudar económicamente a mi familia”.

Un día le dije a mis padres que había encontrado un trabajo de camarera en un bar de copas situado cerca de El Corte Inglés de Castellana. La realidad fue otra bien distinta. El trabajo no era en un bar de copas, sino en un piso de ESCORTS (putas) situado en la calle Orense (Madrid). Aquel piso de putas lo encontré a través de un anuncio en internet que decía más o menos lo siguiente:

  • Piso de lujo en la zona de castellana busca SEÑORITAS DE COMPAÑÍA. Altos ingresos económicos. Preguntar por Carmen.

Dicho anuncio venía asociado a una foto donde aparecía una mesa de restaurante con dos copas de champagne encima.

Aquel piso estaba dirigido por una señora llamada Marta, una MADAMA de aproximadamente 60 años. Aquella mujer contaba con una clientela fija y bien distinguida. El número de trabajadoras sexuales que solía tener el piso oscilaba entre 6 y 8 chicas de edades comprendidas entre 18 y 25 años. La plantilla era renovada una vez al mes. Una gran mayoría de aquellas chicas solían realizar estancias de uno, o dos meses, en los diferentes pisos que tenía aquella madama allá por las regiones de Málaga y Barcelona.

Trabajando en uno de sus pisos me quedé embarazada de un empresario hostelero que estaba casado y era padre de 4 hijos. Dicho empresario solía llevarme a comer algún que otro viernes al parador de un amigo suyo, un parador bastante conocido que se encontraba situado a las afueras de la ciudad. El dueño de aquel parador participaba de vez en cuando con el citado empresario en las orgías que solía montar éste con las novatas que le proporcionaba aquella proxeneta.

La Corte del Inglés detalla a continuación los gustos sexuales de algunos de aquellos clientes:
  • Adictos a un SADOMASOQUISMO EXTREMO.
  • Un buen número de ellos se excitaban viendo como se la chupábamos al perro de la madama.
  • Al empresario hostelero no le importaba penetrarme sin preservativo aún diciéndole que no me había hecho los análisis de enfermedades de transmisión sexual desde hacía algún tiempo. Es más, llegaba a susurrarme al oído que le daba morbo el hecho de pensar que me pudiese quedar embarazada en uno de esos polvos sucios que echábamos en la suite de aquel parador que le facilitaba su amigo.
Como si de una maldición se tratase,me quedé embarazada de aquel vicioso empresario. Aborté, y nuevamente estuve a disposición de la MADAMA.
  • Recuerdo que en uno de aquellos viernes llegamos a participar 4 chicas en una ORGÍA.Dos de ellas eran novatas, y una además virgen por el culo. Esta última era una chica de apenas 18 años que procedía del sur de España, y que hasta la fecha no había realizado sexo anal porque decía que le parecía muy doloroso.
Para evitar aquel traumático trance del sexo anal, el empresario y su amigo nos pusieron de coca y champagne hasta las orejas.
  • Nunca olvidaré la forma agresiva con la que aquellos dos hombres(sudorosos) embistieron el culo de la joven virgen. Acto seguido comenzó a sangrar. Ahora bien,aquella iba tan cargada de coca que apenas se dio cuenta de que le habían roto el culo,y lo que era aún peor,que uno de ellos se había corrido dentro de ella sin usar preservativo.
  • Otro de aquellos clientes VIPS fue un viejo de aproximadamente 70 años que acudía al piso a que le hiciésemos una lluvia dorada en la cara. Aquel viejo venía siempre acompañado de dos hombres que parecían ser sus escoltas. En cierta ocasión a uno de ellos le hice una felación hasta el final.
  • Recuerdo a otro VIP que le encantaba vestirse de mujer, y ser sodomizado con un consolador negro de gran tamaño. Este quería que le diese a chupar el consolador nada más se lo sacaba de su culo.
Una gran mayoría de aquellos clientes vips estaban casados y tenían hijos. Algunos incluso nietos.

La Corte del Inglés ha seleccionado un vídeo que habla sobre los puteros:

Volviendo a la MADAMA:

Aquella madama tenía por costumbre dar a sus clientes un pequeño mordisco en la oreja, a la misma vez que les acariciaba suavemente el pene por encima del pantalón. Aquello era como una especie de marca de la casa. No tengo la menor duda de que aquella MADAMA los ponía bien cachondos antes de dejárnoslos a nosotras.

La madama se llevaba a su bolsillo MÁS DE LA MITAD de lo que en teoría le cobraba al cliente. Aquella vieja proxeneta llegó a convencerme para siguiese trabajando con aquellos clientes que querían que los servicios fuesen al natural (sin preservativo) antes de que llegase el día de ir a abortar. Su argumento era:

¡Si ya estás preñaba, que más te da que se corran dentro!. Sabes que ellos lo prefieren así. ¡Además te van a pagar más!. No olvides que son clientes de confianza que sólo vienen a follar a esta casa.

Durante las semanas de gestación (cerca de 14) estuve trabajando (follando) de forma ininterrumpida con un buen número de clientes que sólo querían hacerlo sin preservativo. Al día siguiente de abortar volví a estar disponible para realizar una sesión de BDSM ( sadomasoquismo) muy fuerte.

  • Los precios de los servicios en aquel piso oscilaban entre los 60 ( con condón) y 120 ( sin condón) euros la media hora.
Muy importante:

La proxeneta se quedaba con más de la MITAD de los importes citados. Muchas chicas preferían los servicios de aquellos clientes que solicitaban hacerlo sin preservativo.

Jamás olvidaré aquello que un día me dijo la PROXENETA:

En esta casa NUNCA ponemos excusas a un cliente. Si quiere metértela a pelo por el culo hasta correrse;te la mete y punto. Si quiere hacerte una lluvia en la boca y ver como te lo tragas;lo haces y listo. Si quiere azotarte con un látigo, o una fusta;le dices gimiendo como una verdadera puta:

¿Acaso no sabes atizar más fuerte?.

Niñá; déjame aclararte una cosa:

Yo me labré una buena agenda de contactos gracias a que ofrecí durante muchos años los servicios sexuales más exclusivos de la capital. Aquí, en esta casa,ofrecemos servicios que ni las mujeres de nuestros clientes realizarían en sus mejores sueños. Las únicas que podrían hacernos algo de sombra serían las zorras de sus amantes. Aún así, te puedo asegurar que ni sus mujeres, ni sus amantes, les han sabido dar el placer que les han dado mis dulces y adorables chicas.

Con este breve resumen sobre el trabajo de una PROSTITUTA,La Corte del Inglés os ha explicado de que forma una MADAMA se LUCRA de los servicios sexuales de una joven en situación de EXTREMA NECESIDAD.

Bienvenidos a La Corte del Inglés.