Categorías
Justicia

Ni la numeraria del OPUS DEI, ni la procuradora,me comunicaron la decisión de la fiscalía.

La Corte del Inglés ha seleccionado para el artículo de hoy un temazo de los magníficos Judas Priest.

Dibujado a partir de años de auto negación
perdido en el caos antes de la tormenta
Nuestra fuerza se prepara para la batalla mortal
Podemos ensillar nuestras viajas puntuaciones
Mira a los cielos y desafía a todo el cielo
Resiste al Diablo,arriésgate a soñar
Por la gracia de Dios dentro de nuestros corazones eternos.

Extraído de la canción Rising from ruins de Judas Priest.

El pasado día 27 de marzo acompañé a una amiga a los juzgados de plaza de Castilla (Madrid). Una vez dentro, fui a preguntar por el estado ( después de llevar 6 meses sin tener noticias ) de la querella que interpuse contra una presunta FUNCIONARIA CORRUPTA de la Comunidad de Madrid.

Mi sorpresa fue:
  • La funcionaria del JUZGADO Nº17 que me atendió no vio registro alguno de dicha querella. Me dijo que preguntase en información.
  • La persona que me atendió en información me dijo que tampoco le aparecía ninguna querella. Al cabo de un rato encuentra el registro, y me dice que éste SE ENCONTRABA OCULTO quizás debido a un error informático. Me imprime la hoja de estado para que pueda comprobarlo.
  • Subo otra vez al JUZGADO Nº 17, y JUSTO EN ESE MISMO MOMENTO NO LES FUNCIONABAN LOS ORDENADORES.
  • La funcionaria me dice que la gestora a la que han asignado mi asunto lleva 2 MESES DE BAJA.
  • La funcionaria ( que según palabras de otra funcionaria dijo que no tenía por que hacerlo ) me hace el favor de buscar dicha querella en la mesa de la compañera que está de baja. La querella se encontraba debajo de un montón de papeles. La abre, y lee que la FISCALÍA dice que se archive por no hallar indicios de delito. No obstante, ella me dice que ahora será EL JUEZ el que tenga que decidir. En cualquier caso me lo notificarán a través de un auto.
Un apunte:
Eloy Velasco sobre el fiscal instructor: “no existe el delito de prevaricación del fiscal”.

A ver si esta FISCALÍA que no encuentra indicios de delito en la querella interpuesta hacia una presunta funcionaria corrupta, ( una funcionaria que tuvo un exjefe que también ha impartido charlas en la Fundación Ramón Areces ) va a ser la misma que ha coordinado jornadas jurídicas en la FUNDACIÓN ( Ramón Areces ) presidida por Don Florencio Lasaga.

Os recuerdo que la Fundación Ramón Areces es el máximo accionista del Corte Inglés, empresa que interpuso una demanda para denegar la marca La Corte del Inglés.

Otro apunte:
El fiscal jefe de Madrid colabora con la Fundación Areces en plena guerra judicial de El Corte Inglés.

Por los hechos anteriormente descritos puse una queja y una denuncia.NADIE podrá decir que no he utilizado TODOS LOS RECURSOS que he tenido a mi alcance para intentar obtener algo de JUSTICIA en este país.

Salta a la vista que no tengo LA SUERTE de tener la misma FISCALÍA que tuvo la INFANTA.

A todo esto debo decir que dicha FISCALÍA ( la que no ve indicio de delito ) ha sido EXTREMADAMENTE INTELIGENTE, ya que HA PODIDO AVERIGUAR por obra y gracia del espíritu santo, la explicación sobre los 200 euros que asignó la presunta FUNCIONARIA CORRUPTA.

También debo de destacar que tanto LA ABOGADA NUMERARIA DEL OPUS DEI, como la procuradora, NO ME HAN COMUNICADO NADA A ESTE RESPECTO ( seguramente ya sabían de antemano que dicha FISCALÍA pretendía archivar la causa, y si no lo sabían,debería haber sido su deber haberlo sabido ),es más, LA NUMERARIA DEL OPUS a través de un whatsapp fechado el 26 de FEBRERO me dijo:

  • LO MEJOR SERÍA QUE RENUNCIASE.

Curiosamente también mediante whatsapp me comunicó que el día 25 de febrero había empezado a trabajar en un DESPACHO PENALISTA a raíz de una oferta que le habían hecho.

Visto lo visto estoy ante un claro ejemplo de INDEFENSIÓN JURÍDICA.

Indefensión Jurídica es el estado de desprotección real y/o sentida que el ciudadano y su sociedad tienen respecto a la supuesta defensa que la norma jurídica les debería proporcionar ante el embate y la agresión de factores externos a sus propias personas: sobre ellas y sobre sus propiedades y bienes.

Bienvenidos a La Corte del Inglés.